PDF Imprimir Correo electrónico

 

 

Rompiendo El Hielo Para Evangelizar, Parte 1

Por: Luis Ramirez

 

“¿Qué, pues? Que no obstante, de todas maneras, o por pretexto o por verdad, Cristo es anunciado; y en esto me gozo, y me gozaré aún”.

Filipenses 1:18

 

Pensamiento Clave: Evangelismo personal es tener, con una persona, una conversación acerca del destino de su alma y su relación con Dios. Es enfrentar a la persona con su condición perdida en pecado y enseñarle el perdón que Dios le ofrece por medio de la cruz.  Seminario Reina Valera

A menudo nos encontramos con muchas oportunidades para compartir el evangelio pero muchos no encuentran la manera de romper el hielo para hacer la transición a lo espiritual.  Algunos prefieren hacer un puente de amistad de meses y meses o esperar el momento adecuado o de una tragedia o una situación difícil para poder hablar del Señor y del tema del evangelio; pero lo cierto es que no debes prolongar el encuentro porque el mañana es incierto.

En esta lección te daremos dos maneras creativas de evangelizar y llegar a las preguntas que buscamos.  El uso de tratados rompehielos te ayudará mucho a vencer los temores de acercarte a las personas.  En esta lección te daremos algunos ejemplos de aquellos que usamos más en nuestro ministerio.

 

Billete de un millón de dólares


 

 

Este es un tratadito rompehielos muy peculiar.  Tiene el tamaño de un billete normal y también parece muy real.  El billete no es falso porque no existe tal denominación, así que nadie te puede demandar o acusar.  Tampoco es  verdadero porque no existe tal cosa en la vida real.  Lo cierto es que es muy atractivo a los ojos de las personas y casi todo el mundo quiere tener uno.

La manera de usarlo es así: Te le acercas a la persona con una sonrisa, se lo muestras y le dices:

- Hola, ¿ya te dieron uno de estos?

-- No, ja...ja... ¿que es?

- Es el billete del millón de dólares…no es de verdad pero tampoco es falso porque no existe la denominación… (de manera jocosa dile)...es bueno si te dan el cambio...ja ja …  No, en serio, sabes,  tiene la pregunta del millón de dólares… ¿sabes cual es?

-- No, ¿Cuál es?

- Dice así: ¿Iras al cielo? … (Inmediatamente mírale a los ojos y pregúntale) ¿Qué crees que pasa cuando la gente se muere?

-- No se, creo que van al cielo o al infierno…

- ¿Y tu que crees? ¿Te consideras una buena persona como para ir allí?

Si te dice que no cree ni el cielo ni en el infierno pregúntale:

- “Si” existiese el cielo, ¿te consideras una buena persona como para ir allí?

 

El resto de la conversación debe ser más o menos un dialogo parecido al texto que tiene el billete por detrás:

La pregunta de un millón de dólares: ¿Irás al cielo? Responde este breve examen. ¿Alguna vez has mentido, has robado algo o usado el nombre de Dios en vano? Jesús dijo: "Cualquiera que mira a una mujer para codiciarla, ya adulteró con ella en su corazón." ¿Has mirado a alguien con codicia? ¿Te hallarán culpable en el Día del Juicio? Si has hecho esas cosas, Dios ve que en tu corazón eres un mentiroso, ladrón, blasfemo y adúltero. La Biblia advierte que si eres culpable, terminarás en el infierno. Esa no es la voluntad de Dios. Él envió a Su Hijo a vivir una vida sin pecado, a sufrir y a morir en la cruz por ti. Jesús tomó sobre Si mismo tu castigo - "Porque de tal manera amó Dios al mundo, que ha dado a su Hijo unigénito, para que todo aquel que en él cree, no se pierda, mas tenga vida eterna." Después Él resucitó de los muertos y venció a la muerte. Te ruego que te arrepientas (deja el pecado) hoy y confíes en Jesús, y Dios te dará la vida eterna. Luego, lee tú Biblia cada día y obedece sus enseñanzas.

 

 

ilusión Óptica

 

 

 

Este rompehielos es fascinante. Como lo dice su titulo es una ilusión óptica. Son dos tarjetas del mismo tamaño, pero al mostrarlas en línea recta una de las dos pareciera ser más grande que la otra.  Es fácil de repartir y les gusta a casi todos, grandes, chicos y jóvenes.  Las personas quedan asombradas cuando descubren que son iguales. Debes mostrarlas con el color hacia la persona y el texto hacia ti.

La manera de usarlas es así: Te le acercas a la persona y le dices:

- Hola, ¿me pudieras decir cual de las dos es más grande, la roja o la verde?

-- Humm...…creo que es la verde???

(Rápidamente cámbialas de lugar y pregúntale: - ¿Y ahora?)

-- Wow, ahora es la roja, ¿como lo hiciste?

Después las unes y le muestras a la persona que ambas son iguales.  Dile que esto es una ilusión óptica y que a menudo los ojos son engañados por algo que parecía ser de una manera pero que en realidad era de otra.)

El resto de la conversación debe ser más o menos un dialogo parecido al texto que tienen las tarjetas por detrás.  (Ver el texto de las tarjetas y tratar se seguirlo)

 

TARJETA UNO:

Levanta ambas tarjetas con la curva hacia el lado derecho. ¿Cuál es más grande, la roja o la verde? ¡Ambas son idénticas! Nuestros ojos a menudo son engañados por ilusiones ópticas. Hablando de ojos ¿venderías uno de tus ojos por $1 millón de dólares? ¿Qué tal ambos por $20 millones? Nadie en su sano juicio lo haría. Tus ojos no tienen precio, aunque solamente son las ventanas de tu alma. Jesús dijo precisamente que tus ojos no valen nada comparados al valor de tu alma: "Y si tu ojo te es ocasión de pecar, sácatelo; te es mejor entrar al reino de Dios con un solo ojo, que teniendo dos ojos ser echado al Infierno" (Marcos 9:47). Jesús preguntó, "¿Qué provecho obtendrá un hombre si gana el mundo entero, pero pierde su alma? ¿O qué recompensa dará el hombre por su alma?” (Mateo 16:26). No hay nada más importante que tu salvación. ¿Tú crees que irás al Cielo cuando mueras?

 

TARJETA DOS:

Examínate a ti mismo yendo a través de los Diez Mandamientos: ¿Cuántas mentiras has dicho en tu vida? ¿Alguna vez has robado algo? (no importa el valor). ¿Has cometido adulterio? (Jesús dijo, "Cualquiera que mira a una mujer para codiciarla, ya adulteró con ella en su corazón" – Mateo. 5:28). ¿Has asesinado a alguien? (Dios considera que odiar es lo mismo que matar – 1ª Juan 3:15). ¿Has amado siempre a Dios sobre todas las cosas? Sé honesto. Tú sabes que serás encontrado culpable en el Día del Juicio y por lo tanto acabarás en el Infierno. Pero Jesús demostró cuánto nos ama Dios, al morir en la cruz para recibir nuestro castigo y después resucitar de entre los muertos. Arrepiéntete hoy mismo, (confiesa y dale la espalda a tu pecado) y confía en Jesucristo. Lee la Biblia diariamente, y obedécela. Dios nunca te fallará.

Una vez que te atrevas a sacar el rompehielos de tu bolsillo y extendérselo a la persona tendrás un alto porcentaje de presentar el evangelio de principio a fin. De no ser así trata de dejarle el tratado y pídele a la persona que lo lea cuando tenga tiempo; dile, léelo cuando tengas un tiempo libre, tiene un mensaje de Dios para ti.

Los tratados rompehielos te ayudarán a hacer amistad con la persona, no te verán como un fanático religioso que esta tratando de hacer adeptos para su religión.  Haz sonreír a las personas y ríete tú también, que vean en ti algo diferente.  Trata de no ir de lleno a la presentación del evangelio, haz preguntas relacionadas con el rompehielos que uses; como: ¿Que vas ha hacer con tanto dinero?; ¡si te dan el cambio regálame algo!…, ¡no se lo des a tu abuelo no sea que se desmaye!…etc.

Jesús y los discípulos hacían puentes también antes de ir de lleno al mensaje.  (Juan 4:19-29).  Jesús usó muchas parábolas y después daba la enseñanza divina.  Haz tú lo mismo. Sigue los pasos del maestro.

Trata siempre de tener este tipo de rompehielos contigo y repartirlos en los restaurantes, tiendas, elevadores, gasolineras, en las líneas de supermercado, etc.

En la próxima lección te daremos otros dos rompehielos muy buenos. Mantente atento a nuestro boletín.  Recuerda lo que nuestro Señor Jesús nos dijo: Yo os envío como a ovejas en medio de lobos. Sed, pues, prudentes como serpientes y sencillos como palomas. (Mateo 10:16).  Y cuando se trata de predicar el evangelio, trata de encontrar varias maneras creativas por las cuales puedas hacer el puente hacia la presentación del evangelio, usando siempre la ley para traer convicción de pecado.

 

Ilustración: No Creo en camiones.

En muchas ocasiones al testificar de uno a uno podrás encontrarte a alguien que te diga: “no creo en el infierno, o,…yo no creo que todo sea blanco y negro como dices…

Gentilmente respóndele: “Eso no importa. Igual tendrás que enfrentar a Dios en el Día del Juicio, sea que creas en él o no, eso no importa. Si camino en una autopista cuando un enorme camión está dirigiéndose hacia mí y digo “ah...no creo en los camiones” mi falta de fe no cambiará la realidad.

Aplicación: El hecho de que no creamos en algo no cambia la realidad. Amablemente dile que él ha admitido que ha mentido, robado, y cometido adulterio en su corazón, y que Dios le dio una conciencia para que pudiera distinguir lo que está bien de lo que está mal.

También puedes decirle: Además ¿Sabes lo que acabas de hacer? Has violado el segundo mandamiento que dice: No te harás imagen ni ninguna semejanza. No debes de hacerte un Dios el cual se adapte a ti.

Frases célebres: Hay un servicio real a Cristo en la distribución del evangelio en su forma impresa, un servicio cuyo resultado sólo el cielo podrá revelar, y sólo el Día del Juicio lo descubrirá. ¡Cuántos miles han sido llevados al cielo instrumentalmente sobre las alas de estos folletos!, nadie los puede contar.  Charles Spurgeon

 

Objeciones y respuesta bíblica:

“Reconozco que he violado muchos de los mandamientos pero hago más  cosas buenas que malas, y ayudo a otros.”

El querer equilibrar la balanza con Dios no te va a ayudar.  Mucha gente trata de acallar su conciencia haciendo cosas buenas, sin embargo sus corazones no son rectos delante de Dios.  Aun continúan robándole a su empleador, usando los útiles de oficina, etc..., o mintiendo en sus impuestos.  Entonces dan una donación de caridad u ofrecen algún trabajo voluntario.  El tratar de sobornar al Juez del Universo no les ayudará porque este Juez no será un juez corrupto. Él debe castigar a todos los pecadores. Las buenas obras no pueden ganar el favor de Dios, la misericordia de Dios viene solo por su gracia.  Para que Dios haga una excepción debemos arrepentirnos de corazón y confiar en el sacrificio de Cristo.  Solo de esa manera Dios pasará por alto nuestro caso en el día del Juicio Final.

 

Recomendaciones en línea

Ahora puedes visitar nuestra TIENDA dentro de nuestra pagina Aguas Vivientes para que veas estos y otros rompehielos que ahora están disponibles en español.